¿Cómo elijo un buen dominio?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cuando iniciamos un proyecto, sobre todo si es comercial, necesitamos darle un nombre que lo identifique.

En un sitio web, al nombre de la página se lo llama dominio, por ejemplo: miempresa.com. Su elección debe cumplir con ciertas reglas (no escritas) que surgen del sentido común y de miles de dominios que fueron comprados (y en algunos casos abandonados) a los largo de los últimos años. Este conjunto de reglas se las suele enmarcar en una práctica llamada Naming.

Veamos algunas de esas reglar

Reglas al elegir un buen dominio

  • Cuando ya se tiene un negocio, empredimiento o empresa, esto nos condiciona, para bien (si la marca ya esta instalada en la mente del público objetivo) o para mal, si rompe con las otras reglas de naming.
  • Tenga en cuenta que un dominio tendrá una extensión, por ejemplo: .com.ar. Esto es importante para identificar si su empresa es de Argentina. Cada vez hay más variantes con respecto la extensión, por ejemplo: .online .info, .tv, etc
  • Que esté disponible
  • Que sea fácil de recordar
  • Que sea fácil de pronunciar
  • Que sea lo más corto posible
  • Que hable en el tono al que le quiera hablar a su público (el tono puede ser técnico, hablar de usted o de vos, etc)
  • La disponibilidad de un dominio se puede comprobar online. Existen herramientas que ofrecen alternativas, para cuando el dominio no está disponible.

¿Cómo lo compro?

El costo de un dominio suele ser de alrededor de uSd10 y se paga una vez al año. Hay varias empresas que venden los dominios. Los que tienen una extensión .com.ar se compran en nic.ar y para eso hay que tener clave fiscal. Existen empresas que realizan la compra, pero su renovación dependerá siempre de hacer a través de esa empresa (esto puede o no ser un problema en el futuro).

Ya tengo un domino ¿Qué sigue?

Cuando se termina el registro de un dominio, este se tiene que delegar a un hosting. El hosting es un servidor (simplifiquemos: una computadora) que contiene los archivos que constituyen un sitio web. Cuando el dominio se delega a ese hosting y en ese hosting tengo mi sitio web, entonces los visitantes pueden acceder con cualquier navegador (por ejemplo: Chrome).

Conclusión:

Todo emprendedor debe tener presencia en la web, sea en redes sociales como su propia página web. Elegir un buen nombre es fundamental para empezar bien.